Un referéndum para defender la democracia

La LUC implicó la instalación repentina de un proyecto de ajuste que limita el rol del Estado como garante de derechos fundamentales de las personas.

La LUC implicó la instalación repentina de un proyecto de ajuste que limita el rol del Estado como garante de derechos fundamentales de las personas, estableciendo una normativa que no pone en el centro los derechos y necesidades de todas las personas.

Se resolvió por un mecanismo relámpago, que restó calidad democrática al debate parlamentario, agravado por un contexto sanitario y económico que tenía en el centro de las prioridades de la sociedad uruguaya las duras consecuencias de una pandemia mundial sin precedentes.

Poner los 135 artículos de la LUC acordados por un amplio espectro de organizaciones a consideración de la voluntad soberana de la ciudadanía es necesario por los contenidos que abordan y por la calidad del debate democrático.

Aspectos tan relevantes para la vida del país no debieron ser considerados como un trámite administrativo fugaz. Desde nuestro punto de vista es fundamental debatirlos a fondo, involucrando con tiempo suficiente a todas las fuerzas vivas de la sociedad, y eso es lo que proponemos.

La necesidad del debate queda expuesta en el entusiasmo que la campaña de recolección de firmas despertó de inmediato en amplios sectores de nuestro pueblo. Es tiempo de un debate profundo, riguroso, fraterno y plural a lo largo y ancho de todo nuestro país.

Las 700.000 voluntades están, es tiempo de ponerles la firma.

Firmar por este referéndum es reafirmar la democracia.